Créditos urgentes
 

Créditos urgentes

Los créditos urgentes se piden para cubrir necesidades inmediatas de liquidez, que no alcanzan a cubrirse únicamente con la tarjeta de crédito y donde los créditos al consumo o préstamos personales no suelen ser tan ágiles. Además, cuando una persona está en un bache económico o laboral le cuesta mucho cumplir con los requisitos de las entidades bancarias. También se utilizan cuando, buscando la discrección, no queremos revelar el destino del dinero.

Los créditos urgentes los que conceden intermediarios financieros tipo Cofidis, Cetelem, etc., así como los bancos y cajas de ahorro. Algunas empresas especializadas en créditos urgentes en realidad pertenecen a los mismos bancos que operan los préstamos hipotecarios y personales, pero estas pequeñas empresas subsidiarias están especializadas en el crédito urgente. Por ejemplo Mediatis pertenece al Banco Sygma o Crediagil al Santander.

La principal ventaja es la inmediatez, todas las compañías ofrecen disponer del crédito en 24 o 48 horas. Otra ventaja es que sólo suelen pedir las últimas dos nóminas, o el importe de la renta o del IVA trimestral si se es autónomo.

Desventajas

Las desventajas son muy serias porque van a perjudicar directamente a nuestro bolsillo a cambio de esa inmediatez:

  • El tipo de interés puede ser exageradamente elevado, especialmente si lo ponemos en comparación con los otros tipos de créditos. El tipo de interés puede llegar incluso al 25% TAE.

  • El plan de amortización, las cuotas de devolución del crédito que se nos ofrece no suele ser ni cómodo ni flexible. Se atienen a tablas y plazos prefijados y es imposible cambiarlas. A una cantidad determinada le corresponden una, dos o tres posibles plazos de amortización (por ejemplo a 24 y a 48 meses), pero no se puede negociar un plazo diferente, ni siquiera no plazo menor porque no lo ofrecen.

Ejemplo:

Hacemos una simulación en la calculadora de préstamos con el siguiente resultado:

Un préstamo de 3.000 euros a un interés TAE del 24,6%, que la entidad permite amortizar en 42 meses, es decir, 3 años y medio. La cuota mensual sería de 107.22 euros, lo que es bastante cómodo, pero tendremos que pagar 1.500€ sólo en intereses, es decir, la mitad de lo que pedimos lo pagamos en concepto de intereses y al final tenemos que devolver 4.500€.

Estas compañías de crédito reconocen que aunque seleccionan mucho los créditos que conceden, es inevitable tener una elevada morosidad que puede llegar al 10%. Este negocio de los créditos urgentes es para muchas personas el último de los recursos y cuando algo falla el riesgo de impago es elevado.

Los expertos, como ya hemos visto en las desventajas, advierten de los riesgos de recurrir a los créditos urgentes para hacer frente a los gastos extraordinarios ya que echar mano de estos productos no hace más que agravar el sobreendeudamiento. Para Adicae (Asociación de consumidores y usuarios de bancos y cajas), bajo estos préstamos se esconden tipos de interés demasiados altos y cláusulas que rozan lo abusivo.

 

 
  ERES EL 31300 visitantesDE ESTA PAGINA  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=