Créditos personales
 

Créditos personales

Los créditos personales o créditos al consumo son cantidades de dinero que se solicitan a las entidades de crédito para poder financiar gastos de elevadas cuantías difíciles de asumir con los ahorros personales o bien necesidades o deseos nuevos para los que no se había previsto ningún tipo de financiación o ahorro anteriormente. Esto incluye la compra de un automóvil o una moto, reformas del hogar, compra de electrodomésticos, gatos de estudios o financiación de las vacaciones.

Los créditos personales exigirán la garantía personal del prestatario o solicitante del préstamo, y normalmente la de alguien que ejerza como avalista (aval personal). A diferencia de un préstamo hipotecario en los que existe siempre garantía hipotecaria sobre el propio inmueble (el inmueble es garantía del préstamo y si no se pagan las cuotas se ejecuta la garantía hipotecaria perdiendo el deudor la vivienda) un préstamo personal no tiene garantías reales, es decir, los bienes adquiridos con el dinero del préstamo no respaldan al préstamo contraído. En los préstamos personales la corriente crediticia y las garantías o avales van por separado. En caso de que no se abonen las cuotas del préstamo personal lo que sucederá es que habrán de ejecutarse los avales, es decir, cobrar las cuotas a la persona o personas que nos avalaron el crédito.

Los créditos personales más frecuentes son los créditos para la compra de un automóvil o motocicleta y el crédito de estudios. En el caso del “crédito coche” (o crédito moto) normalmente si el vehículo es nuevo las mejores condiciones las suele ofrecer la financiera asociada al concesionario o a la marca puesto que ya tienen muy bien calculados sus riesgos y pueden afinar y hacer mejores ofertas a sus clientes. Los principales interesados en lograr una buena financiación son los propios concesionarios puestos que así se garantizan buenas y muchas ventas. Los créditos de estudios son créditos para financiar el importe de las matrículas que suelen tener plazos e importes más cortos que otros préstamos. Incluso pueden tener periodos de carencia (no se pagan cuotas de devolución del principal solo se abonan intereses).

Los bancos y cajas pueden usar los créditos como herramienta de marketing ofreciendo créditos personales a 0% TAE si cumples sus requisitos: llevarles la nomina, domiciliar recibos, etc. Un ejemplo son el ‘Crédito Nomina 0%’ del BBVA o el ‘Crédito nacimiento 0%’, para recién nacidos.

En los casos en que no se ha abonado alguna cuota de un crédito personal acabaríamos en los registros de morosos (RAI, ASNEF) con las incomodidades que esto puede causar, por ejemplo a la hora de que se nos conceda otro crédito.


 
  ERES EL 31116 visitantesDE ESTA PAGINA  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=